Hoy en día es posible encontrar todo tipo de productos en los supermercados. Algunos son importados, otros han sido mantenidos en cámaras por largo tiempo y también los hay que se han forzado a producir fuera de su temporada. Sin embargo, está demostrado que lo más sano es comer aquello que se produce de manera natural en su estación. ¿Por qué es así? ¿Cuáles son los alimentos de temporada en invierno?

¿Por qué comer alimentos de temporada en invierno?

Hay al menos cuatro razones por las que se puede afirmar que es beneficioso comer los alimentos de temporada en invierno. Te hablaremos de las ventajas y pondremos algunos ejemplos de los que se recomiendan en la estación fría.

  • Salud. Los alimentos que fructifican o se comen habitualmente en su temporada aportan todos los beneficios nutricionales que se necesitan para estar saludable durante esa estación.
  • Calidad. Al ser de temporada, es más fácil conseguir frutas y verduras en su estado óptimo de madurez. Los que están fuera de estación son cortados antes de tiempo para que no se estropeen rápidamente. Además, se tratan con químicos para preservarlos o se mantienen en cámaras para mantenerlos verdes por más tiempo. Con los pescados ocurre lo mismo.
  • Abundancia. La producción en temporada es mucho más abundante, por lo que se pueden encontrar con más facilidad que otros que los que no se corresponden a esas fechas.
  • Coste. Producir alimentos fuera de temporada es más costoso y la producción reducida, por lo que se encarece el precio. Los productos de temporada se consiguen con más facilidad y en cantidades mayores, lo que abarata su coste.

¿Cuáles son estos alimentos?

Hay dos tipos de alimentos de temporada que se pueden encontrar en invierno. Aquellos que se producen en cualquier estación y los que tan solo se encuentran en estas fechas. Estos son algunos ejemplos que productos invernales.

  • Frutas. Algunas de las frutas que se pueden encontrar durante el invierno son los caquis, las castañas, las granadas, los cítricos, las manzanas y los frutos silvestres. Todos contienen altos niveles de vitaminas, proteínas y otros compuestos necesarios para prevenir catarros. Otros tienen grasas vegetales que aportan nutrientes.
  • Verduras y hortalizas. Entre las verduras y hortalizas del invierno están las acelgas, el repollo, la lombarda, las espinacas, la escarola, la remolacha, la zanahoria y la calabaza. Aportan fibras, minerales, antioxidantes y ácidos grasos.

alimentos de temporada en invierno

  • Legumbres. Las legumbres secas aportan muchos beneficios para enfrentarse al frío invierno, como fibras, proteínas, hierro e hidratos de carbono de liberación lenta.
  • Carnes. Algunas carnes contienen vitamina B12, ácido fólico o hierro, además de vitamina D asimilable por el organismo. Un aporte extra al que se obtiene del sol.
  • Pescados. La anchoa, el congrio, el salmón, la lubina, el mero o los mariscos están en su mejor momento. Tienen más cantidad de grasas repletas de omega 3.
  • Otros. El queso y la leche fresca también son buenos alimentos para el invierno por su aporte de grasas y proteínas.

Estos son algunos de los alimentos de temporada en invierno. Siempre que se tomen con moderación, en su cantidad justa, serán beneficiosos. Si quieres conocer cuáles son las cantidades recomendadas para tu constitución, te recomendamos que consultes a un nutricionista.

recuperacion