Una de las expresiones típicas de los mayores es la de «abrígate bien, que hace fresco y te puedes constipar». Cuantas veces no hemos oído esta frase, pero ¿es cierta? ¿Es posible resfriarse por salir a correr en un día frío

Resfriarse por salir a correr en un día frío ¿Qué dice la ciencia?

Existen al menos 200 virus que causan los síntomas del resfriado. Dentro de estos, los más comunes son los rinovirus. Cuando un portador los expulsa de su cuerpo y entran en contacto con las mucosas de un receptor, se produce el contagio. 

Para que se produzca la trasmisión, el portador debe expulsar partículas infectadas de su cuerpo. Los restos de saliva en un vaso de agua, un estornudo o simplemente la respiración pueden ser suficiente para que otra persona reciba una pequeña cantidad y se contagie. 

En el momento en el que los virus entran en el cuerpo comienzan a reproducirse, provocando irritaciones e inflamación. El cuerpo genera una respuesta inmunitaria para evitar que se propague. 

Cuando el virus no encuentra resistencia se extiende rápidamente. El cuerpo comienza a generar defensas y se produce el conocido malestar. Entre los síntomas están el dolor de cabeza, el aumento de la mucosidad e incluso la fiebre. 

Dado que es un virus y no la temperatura la que genera los constipados y los procesos gripales, no hay ningún riesgo de resfriarse por salir a correr en un día frío ¿o sí que lo hay?

Por qué hay más resfriados en temporadas frías

Lo cierto es que realmente sí se producen más resfriados en los meses de otoño e invierno, coincidiendo con la bajada de temperaturas. ¿Por qué? No se trata de que a los virus les guste el frío, de hecho, aunque poco frecuente, es posible constiparse bien entrada la primavera e incluso en verano. 

Como mecanismo natural de defensa, el ritmo cardiaco disminuye con el frío. El cuerpo se vuelve más lento, incluido el sistema inmunitario. La respuesta de este tarda más en llegar y es más fácil sucumbir a la proliferación de los virus que cuando las temperaturas son más altas. Cuando las defensas están más activas no permiten que estos patógenos prosperen e infecten el cuerpo. 

Practicar ejercicio durante el invierno ayuda a mantener el cuerpo más activo y a tener el sistema inmune alerta. Por lo tanto, salir un día de frío a entrenar no puede causarte un resfriado. Es más, correr te ayudará a no contagiarte. 

Sin embargo, dado que las personas con las que te cruzas pueden estar infectadas y dejar sus gérmenes en el aire al respirar, puedes contagiarte en alguna de las inspiraciones, sobre todo si es una cepa muy activa. Lo mismo ocurre si compartes la botella de agua con un portador o si tocas una misma superficie. 

Resfriarse por salir a correr en un día frío no se debe nunca a la temperatura, sino a partículas de virus que están en el aire, el agua de otra persona o una superficie. La recomendación, por tanto, es practicar ejercicio en cualquier época del año, tomando siempre las precauciones que correspondan para evitar el contagio. Entre ellas salir con mascarilla, mantener distancia con el resto de los transeúntes y no compartir nada con nadie.