Uno de los grandes sacrificios que hay que hacer para perder peso durante el verano es renunciar a los helados, o puede que no. Te vamos a hablar de cómo puedes preparar tus propios helados que no engordan en casa, ricos y saludables.

Por qué preparar helados que no engordan y son saludables

Helados saludables
Preparar en casa helados que no engordan es la mejor manera de disfrutar de un refrescante postre, merienda o tentempié en el verano. Pero no solo te ayudan a mantener la línea, también la salud, ya que no se les añade ninguna sustancia química que pueda resultar tóxica a medio o largo plazo.

Las claves de que los helados caseros no engorden están en los ingredientes naturales que se utilizan y que son bajos en grasas, además de carecer de azúcares añadidos. Aunque sea lo más extendido, no es necesario utilizar nata y azúcar invertido como base.

Otra de las razones por las que te ayuda en la dieta es que pueden resultar muy saciantes, evitando que caigas en la tentación de picotear. Y es que, si algo caracteriza al verano, es el estar gran parte del día comiendo una tapita aquí y otra allá.

¿Cómo preparar helados que no engordan y son saludables?

En lugar de darte una dos recetas, te vamos a dar las claves para que puedas hacer multitud de helados diferentes durante todo el verano. La clave es tener claros cuales son los ingredientes que sirven de base y ser creativos.

Helado de yogur

El yogur sirve de base para muchos helados. Han de ser cremosos, si no se quedarán demasiado duros. Los más recomendables son los yogures griegos. Para darle el sabor que quieres, utiliza fruta. Puedes triturarla hasta hacer una pasta o dejarla con un poco de textura, si te gusta encontrar algún trocito repleto de sabor.

Helado de fruta triturada

El helado de fruta triturada es otra opción. La receta es sencilla. Tritura la fruta que más te guste, congélala y disfruta de tus creaciones. Para que no se queden muy densos, puedes utilizar como base el plátano. Pela algunos plátanos, congélalos dos o tres horas, sácalos de nuevo y tritúralos con las frutas que has elegido.

Helado de fruta entera

Hay algunas frutas, como la sandía o el plátano que se pueden congelar enteros. Córtalos en trozos generosos y colócales un palo. Una vez congelados estarán listos para comer. Para mejorar el sabor, puedes añadir un poco de chocolate fundido negro (más de 85 %) por encima o algún tipo de sirope o mermelada sin azúcar.

Consejos para preparar tus helados

Por último, te daremos unos consejos para que disfrutes al máximo de la experiencia de hacer tus propios helados para combatir el calor o tener siempre listo un postre delicioso y saludable.

  • Guárdalos herméticamente. Es fácil que los sabores se mezclen en el congelador. Guarda los helados en recipientes con tapa o envases individuales.
  • Haz pequeñas cantidades. Hacer mucho helado es un error. Lo más probable es que termine por estropearse o que te canses de él, así que haz poco.
  • Practica. La práctica es fundamental para mejorar y para encontrar tus recetas estrella. No te rindas si la primera vez no consigues el resultado que esperas.

Como puedes ver, hacer una dieta o mantener una alimentación sana no está reñido con disfrutar de la comida. Hasta puedes comer helados que no engorda. Si quieres llevar una vida más sana, no te pierdas todos los consejos que publicamos en nuestro blog.

Puedes leer también Alimentos para no engordar durante el verano

Banner vendaje sportwrap