¿Quieres disfrutar de un helado diferente sin atiborrarte a calorías? Te recomendamos que pruebes los helados salados, una manera más de disfrutar del producto estrella del verano, pero con un porcentaje mucho más bajo en azúcar y en sal. Te contamos más detalles acerca de este alimento cada vez más conocido por el público en general.

¿Cómo se comen los helado salados?Helado salados

¿Has oído hablar de los helados de fabada, de boquerones en vinagre, de tortilla de patata o de gazpacho? Pues existen desde hace tiempo y tienen sus adeptos. Puede que la idea resulte un poco impactante al principio. Es necesario tener preparada la mente y el paladar para asociar sabores tan poco comunes en la textura de un helado. Sin embargo, la receta funciona y ya son muchas las personas que los han probado.

Algunas heladerías comercializan sus helados salados como cualquier otro, bien sea en tarrina o con galleta. Dependiendo de los ingredientes, puede ser un buen tentempié con el que matar el hambre. Otra posibilidad es la de disfrutarlo como aperitivo, para ir abriendo boca.

Pero si hay una manera en la que un helado salado triunfa, es como acompañamiento de otros platos. Una bolita colocada con gusto sobre una ensalada o como parte de un cóctel de marisco puede convertir un plato sencillo en uno gourmet.

¿Cómo conseguir helados saldos?

Los helados salados no son tan fáciles de conseguir como los dulces, por lo menos de momento. No es común encontrarlos en las neveras de los supermercados o en las heladerías a pie de calle. Sin embargo, cada vez hay más locales que los incluyen en su carta. Es probable que haya algún lugar en el que probarlo cerca de casa.

Si tienes dificultades para conseguirlo, tienes la posibilidad de hacerlo tú mismo en casa. En Internet tienes muchas recetas, algunas de ellas realmente sencillas, que pueden servirte de inspiración para convertirte en todo un chef de cocina. Estos son algunos ejemplos de los que puedes hacer:

  • Helado de gazpacho. La receta tradicional de vegetales, pero para tomar con cuchara. Es un entremés o una tapa perfecta para el verano.
  • Helado de pepino y limón. Es el aderezo perfecto de una ensalada. Puedes añadir una bolita y llenar de sabor un clásico plato de lechuga y tomate.
  • Helado de vinagreta con albahaca. Sobre unas láminas de tomate y mozzarella está exquisito. También puedes utilizar esta combinación ácida para acompañar un cóctel.

Beneficios de los helados salados

Uno de los beneficios de este helado con gusto salado es que puedes sorprender a tus invitados sin necesidad de hacer platos que requieran grandes elaboraciones o con ingredientes difíciles de conseguir. En lugar de comidas copiosas, puedes preparar alimentos saludables y ligeros acompañados con este producto tan original. Los platos más sencillos se convierten en alta cocina si se emplatan con gusto y se coloca una de estas bolas heladas.

Pero lo más importante es que podrían ayudarte a llevar una dieta más equilibrada. Algunos alimentos saludables, pero aburridos, cobran vida con estas nuevas texturas. Es una experiencia agradable que hace más apetecible el consumo de vegetales o cualquier otro plato al que acompañen. Prueba los helados salados y déjate sorprender.

Puedes leer también Helados que no engordan y son saludables

 

Banner vendaje sportwrap