La historia del vendaje funcional

Home/Sin categoría/La historia del vendaje funcional

El vendaje funcional es utilizado por los deportistas para evitar los efectos secundarios de la inmovilización total de la zona afectada. Es muy común ver a algunos atletas y jugadores con vendas en los tobillos, las muñecas y otras partes de su cuerpo. Si la lesión no es grave y el vendaje se aplica bien, es probable que se pueda seguir entrenando e incluso competir.

¿Qué es el vendaje funcional?

En ocasiones los deportistas sufren lesiones. Durante un tiempo tal vez tengan que limitar por un tiempo su actividad. Al aplicarse un vendaje funcional, el tiempo que se tarda en retomar la actividad es más corto. Además, no hay efectos secundarios propiciados por atrofias o pérdidas de masa, como ocurre con la inmovilización total.

Este tipo de vendaje comprime una zona sin llegar a inmovilizarla. Algunos deportistas llegan a retomar sus entrenamientos en muy poco tiempo. Por eso es habitual ver en algún deporte a alguien que ha sufrido una lesión reciente y compite vendado.

vendaje funcional

¿Cuál es la historia del vendaje funcional?

Los vendajes se utilizan en traumatología y ortopedia desde hace siglos. Se tienen registros de que los egipcios o los griegos ya los utilizaban. Pero, aunque era necesario para sanar la zona afectada, tenía efectos secundarios por un tiempo, hasta que la musculatura y los tendones recuperaban el tono.

Con el paso de los años se fue entendiendo que era mejor permitir algo de movilidad. Es ahí donde nació la idea de un vendaje funcional, uno que no inmovilizase los miembros lesionados. Para los años 30, algunos jugadores de baloncesto americano los utilizaban. Esto les permitía volver pronto a la cancha e incluso jugar antes de alcanzar la recuperación total.

Este tipo de vendaje llegó a Europa allá en los años 70, donde recibió el nombre de “vendaje funcional”. En España tardó algo más de una década en ser reconocido y utilizado.

Toni Bové, enfermero deportivo de profesión, observó su uso y eficacia en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, en 1984. En los siguientes años, Bové realizó diferentes estudios basados en el empleo de esta técnica en la NBA. En el año 1989 publicó un libro que terminó de dar a conocer el producto en el país y lo publicitó como la mejor opción de vendaje.

Al igual que ocurre con multitud de productos, la eficacia probada en los deportistas de élite generalizó su uso. Pero no solo se extendió como solución para las lesiones deportivas, también se empezó a utilizar por todos los profesionales de la enfermería. Hoy en día se aplica a lesiones provocadas por la práctica de deportes, accidentes laborales o accidentes domésticos.

¿Dónde obtener vendaje funcional de calidad?

La calidad es fundamental para garantizar resultados óptimos. La correcta aplicación de un vendaje funcional confeccionado por técnicos cualificados mejora la calidad de vida del paciente durante la recuperación.

Cada vez son más los centros en los que la esta opción ha sustituido a la escayola. En nuestra web es posible adquirir gran variedad de vendajes adaptados a las necesidades de pacientes con necesidades particulares y colectivos. Si tienes alguna duda, consulta a nuestro departamento de atención al cliente. Estarán encantados de ayudarte.

10 julio 2020|

Deja un comentario

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Más info Ok