¿Has escuchado alguna vez que la natación es el deporte más completo que hay? Lo cierto es que esa afirmación es bastante acertada porque se ejercitan varios músculos, se queman grasas, se mejora la salud cardiovascular y es difícil que se sufra un golpe de calor, entre otros. Por desgracia, no se trata de un deporte libre de lesiones, estas son posibles y es importante tomar algunas medidas. Te explicamos cuáles son las lesiones en la natación más frecuentes.

5 lesiones en la natación que no has de pasar por alto

Hay algunas lesiones en la natación que no has de pasar por alto. Hay que tomar medidas para evitarlas y, en caso de sufrirlas, deben ser tratadas cuanto antes. Te contamos cuáles son las más comunes, para que aprendas a detectarlas y las puedas evitar.

El uso intensivo del hombro puede generar molestias. En algún momento puede ocurrir que aparezcan molestias que no deben pasarse por alto. La tendinitis del manguito rotador, también llamada hombro de nadador, es una de las molestias más comunes. Ocurre cuando el movimiento es reiterado y se produce una inflamación dolorosa. Si no se trata irá a más y generará un problema aún mayor.

Utilizar una técnica adecuada es una de las claves para prevenir y revertir el problema. El uso del hielo y la compresión son de gran ayuda para acelerar la recuperación. También es posible que un médico recomiende el uso de antiinflamatorios.

Cuando la tendinitis del hombro no se cura correctamente, puede aparecer la lágrima de labrum. Este tipo de lesión ha de ser tratada con cirugía. Después es necesaria rehabilitación. Un fisioterapeuta supervisará los ejercicios para el fortalecimiento de la zona afectada.

Podría producirse un problema cervical por una posición incorrecta de la cabeza al nadar que genera desgaste óseo y muscular. Si no se corrige la postura, dará lugar a lesiones degenerativas. Para evitarlo, es importante no ir mirando al frente al nadar, sino al fondo. Para respirar, gira la cabeza aprovechando el movimiento de los brazos y de la cadera. Por supuesto, los calentamientos también son básicos en la natación.

Un 80 % de las personas que practican la natación padecerán esta lesión debido a los movimientos de patada y rotación. Es especialmente probable que ocurra al someter a estrés la articulación. El reposo, la compresión de una venda deportiva y el paso por un traumatólogo son fundamentales para evitar que el problema se agrave.

La continua tensión en codo y muñecas produce estrés. Este se puede traducir en inflamación o distensión muscular. Hay que tratarlo cuanto antes, acudiendo a un traumatólogo y utilizando vendas compresivas diseñadas para deportistas.

Tras analizar algunas de las lesiones en la natación más frecuentes, queda claro que hay que tomar precauciones. Por supuesto, si se tienen en cuenta los riesgos y se evitan, la natación reportará multitud de beneficios. Las vendas que diseñamos en SportsWrap son grandes aliadas para que puedas continuar sin que nada te detenga.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Más info - Ajustes Aceptar

Cookies de rastreo

Cookies de terceros