La natación es un deporte terapéutico cuando los ejercicios que se realizan en el agua son con este fin. Es decir, no basta con lanzarse de cabeza y empezar a nadar, los movimientos han de estar supervisados profesionalmente para que cumplan con su objetivo. Te explicamos algunas ventajas de ejercitarse en el agua para recuperarse de lesiones o tratar enfermedades.

Los beneficios de la natación como un deporte terapéutico

Utilizar la natación como un deporte terapéutico es una gran idea. La flotabilidad y la resistencia que ofrece el agua, hacen que sea un tratamiento beneficioso para el tratamiento de muchas enfermedades y lesiones óseas o musculares. Estos son los más destacados.

Fortalecimiento muscular

Uno de los grandes beneficios de realizar sesiones de fisioterapia en la piscina es que los músculos se fortalecen en su justa medida y sin forzar. La flotabilidad del agua es una de las claves para que los ejercicios no sean demasiado agresivos y se realicen con suavidad. Además, no se sobrecarga ninguna parte en concreto.

Mejora la circulación

El sistema circulatorio sufre menos presión en el agua, lo que fortalece que la sangre llegue con facilidad a los órganos implicados. Esta aportará oxígeno, nutrientes y otros compuestos fundamentales para la curación de las partes lesionadas.

Analgésico 

El suave masaje del agua, los movimientos acompasados, la mejora en el sistema circulatorio y el ejercicio que se realiza tienen un efecto analgésico tanto en la zona afectada como en el resto del cuerpo del paciente. Esto es especialmente importante si la lesión resulta dolorosa, ya que calmará la zona resentida. 

Mejora de la respiración

Mejora la respiración al mejorar la movilidad del diafragma. Trabaja con mayor regularidad y energía, abriendo los pulmones y dejando que entre más aire en ellos. La mejora en la respiración es una de las claves para que la sangre se oxigene. Un factor como este sumado a la mejora de la circulación da como resultado una recuperación más rápida.

Capacidad propioceptiva 

Los estímulos constantes del agua y la liberación de presión en la piel mejoran la capacidad propioceptiva. Dentro del agua se reciben muchos estímulos y vibraciones que permiten sentir con más claridad los músculos y otras zonzas del cuerpo. Reconocerlas con claridad es una de las claves para controlar la recuperación.

¿Qué más puede ayudar a mejorar una lesión?

Como se ha mostrado hasta ahora, las lesiones mejoran cuando la rehabilitación se realiza en el agua, pero hay que continuar con los cuidados fuera de esta. La compresión es una de las claves para conseguirlo. Sujetar los músculos en su lugar hasta la completa recuperación es básico. Por supuesto, hay que hacerlo con las vendas apropiadas.

La natación como un deporte terapéutico es más completa cuando se utilizan las vendas para deportistas de SportsWrap. Son un poco flexibles, lo suficiente como para que haya un poco de movilidad y que la musculatura no se atrofie. Es un complemento perfecto cuando el fisioterapeuta continúa con el tratamiento fuera del agua. Con ellas, en muy poco tiempo notarás la recuperación.

También puedes leer:

¡Nada duele más que no poder entrenar! SportsWrap by PolyMem. Más curación, menos dolor.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Más info - Ajustes Aceptar

Cookies de rastreo

Cookies de terceros