Seguro recuerdas a algún deportista con reparación física cuerpo y mente. Que tras superar el límite de sus fuerzas, saca un último aliento para llegar a la meta y conseguir la victoria. O tal vez recuerdas a alguno que cae derrotado al suelo tras conseguir su objetivo. Estos casos excepcionales de competidores de alto nivel demuestran que no solo es importante la preparación física. Además de preparar el cuerpo, hay que preparar la mente si se quieren alcanzar ciertos logros.

Preparación física cuerpo y menteLa importancia de la preparación física

La preparación física es importante para adquirir destreza y nivel. Cuando se trata de llevar una vida más o menos saludable, basta con realizar un poco de ejercicio todas las semanas. Pero si se quieren lograr objetivos más altos, es necesario ser muy disciplinados y apartar bastante tiempo para adquirir rutinas.

A medida que se van alcanzando los primeros objetivos se pasa a los siguientes y así hasta adquirir ese nivel que se está buscando mejorar el nivel. El cuerpo se habitúa, los músculos se fortalecen, el sistema circulatorio mejora y poco a poco el cuerpo va respondiendo. Eso sí, siempre que hayas preparado antes tu mente.

La importancia de preparar la mente

Preparar la mente es tan importante como disponer de las aptitudes necesarias para la práctica de un deporte, incluso más. El mejor ejemplo es ver a personas con circunstancias menos favorables que alcanzan logros sorprendentes. ¿Cómo lo consiguen? Gracias a que han preparado su mente. Y ¿cómo se prepara la mente?

Determinación

La determinación es clave para lograr los objetivos. No hay que esperar a tener unas circunstancias excepcionales para superarse. Tampoco hay que dejarse vencer por los problemas y los imprevistos, que sin duda los habrá. Hay que proponerse los asuntos con determinación, pensando bien antes de actuar, no dejándose llevar por impulsos y poniendo todo el empeño en lograr lo que te propones.

Centrarse en los logros

Es bueno mirar al pasado si esto sirve para ver los avances. Te darás cuenta de que has mejorado mucho y eso te animará a seguir adelante sin rendirte.

Ponerse metas realistas

Es importante conocer los límites y respetarlos. Es decir, uno tiene que ir paso a paso. Para llegar a un objetivo final, hace falta tiempo y mucho esfuerzo. Ponte una meta que esté a tu alcance y cuando la hayas conseguido pasa a la siguiente, así no te desmoralizarás.

No compararse 

No te compares con otros. Ponte tus propias metas sin fijarte en otros. Acéptate a ti mismo y entiende que cada uno tiene su propio ritmo y sus límites. Solo así serás feliz y disfrutarás de hacer lo que te gusta.

Elegir un entorno agradable

El cuerpo sigue a la mente. Si eliges un entorno agradable, te será más fácil sentir la motivación y progresar. Pon música o vídeos que te agraden y consigue que tu cerebro asocie el esfuerzo con momentos agradables. Asimismo, busca a personas que compartan tus ilusiones y te generen un cierto compromiso.

La relajación

La relajación también es importante. De vez en cuando párate y dedica un tiempo a pasear y poner en orden tus ideas. Esto te ayudará a ser más productivo.

Buscar ayuda

Hay profesionales que pueden ayudarte a encontrar la motivación que necesitas para preparar tu cuerpo. Busca su asesoramiento.

Como puedes ver, la preparación física está estrechamente relacionada con la mente. Si te fortaleces emocionalmente no habrá nada que se interponga en tu camino. Por supuesto, también es importante cuidarse. Si sufres algún tipo de lesión al practicar deporte, las vendas SportsWraps pueden ser de gran ayuda para recuperarte en muy poco tiempo y reanudar los entrenamientos.

 

Puedes leer también: La actividad física, el ejercicio y el deporte ¿son lo mismo?

 

Banner vendaje sportwrap